Artículos Técnicos
0

Ups… ¡perdón, ha salido con mucha fuerza!

Esta frase se ha pronunciado en cualquier celebración al descorchar una botella y casi siempre, se le ha dado en la cabeza o en la cara a algún miembro de la familia. Todos nos hemos reído pero pocos se han preguntado ¿por qué ese corcho o tapón sale disparado?, podemos echarle la escusa al gas pero… algunas botellas de agua las abres y también sale disparado el tapón.

Bien, en este artículo intentaremos darle una explicación lógica al proceso que tiene lugar en estos casos y no es más que un ajuste de presiones entre el medio interno y el medio externo, y algún proceso intermedio de mezcla de gases con líquidos (por imposible que parezca, se puede dar).

Partimos de una botella rellena de un líquido bien sellada y puesta en un medio externo; dependiendo de la presión y la temperatura de este medio producirá que el corcho o tapón salga despedido o cueste sacarlo.

Normalmente la presión del recipiente interno es mayor que la presión a la que está el medio externo por ello el gas interno intenta presionar el corcho y ayudarlo a salir; cuanto mayor sea el gradiente de presiones (la diferencia de presiones entre medios) más fuerte saldrá este tapón.

Evaluaremos tanto el ejemplo del cava como de la lata de refresco carbonatado; el cava al ser un vino espumoso el gas interno (CO2) origina una presión alta; por ello tiene esa brida de sujeción que evita un posible descorchado espontaneo y la lata de refresco que va llena de dióxido de carbono mezclado con el propio líquido. El fabricante al envasar una bebida gaseosa lo hace a una temperatura extremadamente baja y en una cámara de gas con una presión alta, esto se realiza de esta manera para que el gas al chocar contra el recipiente se disuelva en el líquido por eso las refrescos carbonatados tiene tanto gas que en ocasiones hasta elevan el líquido una vez vertido en el vaso. Tras esto al abrir la botella o la lata, el gas que hay entre el líquido y el recipiente sale rápidamente al exterior mientras que el gas que contiene el líquido se va escapando de manera más lenta.

Pero no nos distanciemos del tema, ¿Qué ocurre cuando movemos la botella de cava y mojamos a todos los comensales? Bien nuestro movimiento vibratorio origina dos cosas, una que el gas se mezcle con el líquido en forma de gotitas; esas gotitas se mezclan con otras moléculas de gas disuelto aumentando la presión interna.

Otro efecto que produce nuestra vibración es la creación de una onda de presión que se transmite a través del líquido, como resultado creamos un montón de gotitas con gas a alta presión en el interior del líquido. Al abrir la botella o la lata la presión interna cae (al mezclarse con la presión externa que es más baja) y nuestras gotas de gas aumentan el tamaño empujando al líquido cercano a salir con ellas de esta manera el volumen interno crece repentinamente y sale despedido mediante un chorro de espuma.

Una solución para evitar este proceso la tenemos en el caso de recipientes metálicos (el champán al ser vidrio no se le puede aplicar). Un refresco que se ha caído al suelo ha rodado y está relleno de burbujas deseosas de salir al exterior, podemos evitar esta fuga dándole ligeros golpecitos en los laterales de manera que las burbujas se desprendan de los laterales y evitamos que entren en contacto con el líquido al abrir el refresco. Ojo algunas bebidas con alto contenido en azúcar originan espuma en la superficie la cual arrastra algo de gas.

Algún truco para el cava o el champan seria enfriarlo hasta los 6º o 9º para que las burbujas del líquido estén un poco más “tranquilas” y no ejerzan tanta presión al abrir el tapón.

Related Posts
Programación CNC para mecanizado
Reindustrializar España
¿Qué modelado 3D es el mejor?

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Blog de Noticias, Novedades y Promociones del Grupo de Empresas CARMAN