Artículos Técnicos
0

Cómo funciona un Fórmula 1 parte II

Coche Fórmula 1- Parte II

Como vimos anteriormente, los coches Fórmula 1 no son muy distintos de los coches que vemos a diario en las vías en cuanto a los sistemas que los componen. Previamente hablamos de algunos de esos sistemas como el motor, el chasis y la transmisión. Sin embargo, aunque los sistemas sean los mismos que los encontrados en los coches comerciales, sus diseños, componentes y materiales difieren mucho en algunos casos, ya que los coches Fórmula 1 están destinados a alcanzar las velocidades y el rendimiento necesario para competir en la más alta categoría de las carreras de coches y no para un paseo por la ciudad o un viaje a otro sitio. En esta parte, veremos algunos otros sistemas que no fueron tratados en la previa.

Suspensión

Ya hablamos en un anterior artículo del tipo de suspensiones, no obstante lo abordamos desde un punto de vista para coches de Fórmula 1. Este sistema muestra la similitud de la que hablamos con los coches comerciales, ya que posee exactamente los mismos componentes. Si observamos la suspensión de un Fórmula 1 encontraremos resortes, amortiguadores y barras estabilizadoras entre otros componentes comunes. Para muchos, los coches de carreras solo necesitan un motor potente que le permita alcanzar altas velocidades y una buena aerodinámica que evite la reducción de dicha velocidad por acción del aire. Sin embargo, la suspensión es parte crítica del conjunto que le permite a un Fórmula 1 lograr su rendimiento. En líneas generales, estos coches usan una suspensión conocida como multi-enlace (multi-link en inglés) la cual es equivalente a la de doble muelle, donde el resorte absorbe la energía del impacto y el amortiguador la libera en la reacción (3ra Ley de Newton, acción-reacción), evitando así la generación de un movimiento oscilante. Antes de cada carrera, los equipos ajustan de acuerdo al tipo de circuito en el que se vaya a correr, con la intención de asegurar frenadas y giros con el rendimiento deseado en cuanto a la maniobrabilidad.

Frenos

Al igual que sucede con la suspensión, el sistema de frenos de los Fórmula 1 está compuesto por los mismos componentes de un sistema de frenos de disco de cualquier otro automóvil. Entonces, ¿cuál es la diferencia? Pues, claramente la capacidad de detener un vehículo que viaja a velocidades que alcanzan los 300 kilómetros por hora, razón por la cual podemos ver a los discos enrojecerse en algunas partes del circuito. De acuerdo con las Regulaciones Técnicas de la FIA, el sistema de frenos debe presentar ciertas características particulares, entre las que podemos mencionar que debe ser un sistema operado por un único pedal, debe tener dos sistemas hidráulicos para surtir a las partes delantera y trasera por separado, no debe tener sistema ABS ya que el piloto debe ser quien controle la presión aplicada sin ninguna asistencia, entre otras características que la FIA exige con el fin de equilibrar la balanza para los equipos chicos que no podrían darse el lujo de desarrollar sistemas altamente avanzados que resultarían muy costosos.

Cómo funciona un fórmula 1

Neumáticos

Aunque quizás no lo parezca éstos podrían ser la parte más importante de un coche Fórmula 1, siendo el único elemento en contacto con la pista. Es por esto que, básicamente, si los neumáticos no funcionan bien, el resto del coche no dará el rendimiento deseado sin importar que tan avanzados y bien desarrollados estén el resto de los sistemas. A diferencia de los neumáticos comerciales diseñados para una larga vida útil normalmente de unos 16000 kilómetros, actualmente los neumáticos de Fórmula 1 están diseñados para durar entre unos 60 y 120 kilómetros, dependiendo del compuesto usado. Están fabricados de una estructura superpuesta de nylon y poliéster en un patrón complicado de entrelazado con la intención de que soporten las altas fuerzas generadas durante la carrera. A su vez, se usa una mezcla de compuestos de goma suave naturales y sintéticos, con los que se logra un alto agarre a merced de un desgaste mucho más acelerado. Así, mientras que un neumático más blando permite ir más rápido, éste a su vez durará menos tiempo en funcionamiento. Actualmente, existen dos compuestos de neumático para condiciones de pavimento seco disponibles para cada equipo en cada Grand Prix, uno más duro conocido como “prime” y otro más blando conocido como “option”. De acuerdo con las regulaciones cada conductor debe usar ambas opciones durante la carrera. Sin embargo, el fabricante actual Pirelli provee un rango de 4 compuestos para seco identificados con colores en la parte lateral de cada neumático: rojo para superblandos, amarillo para blandos, blanco para intermedios y anaranjado para duros. También, se fabrican neumáticos para condiciones de lluvia cuya diferencia es que éstos presentan un patrón sobre la superficie, la cual permite disipar ciertas cantidades de agua y así aumentar el agarre.

Partes de un fórmula 1

Related Posts
El coche eléctrico
Tipos de materiales en el mecanizado
Tipos de materiales en el mecanizado
Motores de combustión interna y externa

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Blog de Noticias, Novedades y Promociones del Grupo de Empresas CARMAN