Artículos Técnicos
1

Aerodinámica aplicada a la aeronáutica

Desde los primeros vuelos de los hermanos Wright a principios del siglo XX hasta nuestros días, la aeronáutica ha sido una ciencia muy estudiada y en la cual se han logrado grandes avances, gracias principalmente al vertiginoso desarrollo tecnológico y los deseos de los seres humanos de perfeccionar el arte de volar y recorrer largas distancias en poco tiempo y lograr cosas como las que vemos en casos de personas que se despiertan en Japón y con sólo tomar un avión pueden dormir esa misma noche del otro lado del mundo, en Nueva York, por ejemplo.

Pero, ¿cómo es posible que máquinas tan grandes, como el Airbus A380 con una capacidad máxima de 853 pasajeros, puedan elevarse y mantenerse en vuelo?

Existen varias leyes de la aerodinámica que dan respuesta a esta interrogante. Para entenderlas mejor, debemos entrar en contexto y considerar a la aerodinámica como la rama de la mecánica de fluidos que estudia el rendimiento de los cuerpos en corrientes de gases en movimiento, siendo el aire el caso más estudiado dada su aplicación al diseño de aeronaves. También es importante destacar que los estudios de vuelo se pueden realizar tanto considerando el cuerpo moviéndose a través del aire o el aire moviéndose alrededor del cuerpo inmóvil, siendo este último el caso de las pruebas en túneles de viento.

Así pues, sin ánimos de profundizar en la compleja teoría de la mecánica de los fluidos tocando puntos como el teorema de Bernoulli, ya que ha sido muy bien explicada por varios autores en sus respectivos textos, sólo nos enfocaremos en las dos fuerzas principales que están involucradas en todo el proceso del vuelo, desde el momento en que la aeronave está detenida antes del despegue hasta el momento en que vuelve a detenerse luego del aterrizaje. Estas fuerzas son el arrastre y la sustentación.

Arrastre

También conocida como la resistencia del viento en el argot popular del automovilismo y la aviación, es la fuerza que aplica un fluido al resistirse al movimiento de un cuerpo que intenta desplazarse a través de él. Por esto es que podemos considerar que está involucrada desde el momento en el que la aeronave está detenida, ya que es una de las fuerzas que debe contrarrestarse, además del peso y la fricción, para lograr mover dicha máquina. Esto último se logra gracias  a la fuerza de propulsión generada por las turbinas o hélices comúnmente usadas en los aviones.

Sustentación

Si observamos detenidamente el diseño de las alas de los aviones, podremos notar que su perfil presenta una cierta inclinación que ubica la parte posterior más baja y con una forma que le da el nombre de perfil aerodinámico. Esto tiene su propósito, el cual es generar sustentación. Cuando el aire fluye alrededor de las alas de un avión su velocidad en la parte superior aumenta mientras que la presión disminuye. A su vez, la presión en la parte inferior de dicha ala aumenta, lo que resulta en una fuerza dirigida hacia arriba y de magnitud mayor al peso del avión, la cual se conoce como sustentación, ya que es la que mantiene a la aeronave suspendida en el aire.

En conclusión, si superas el arrastre con suficiente propulsión y tienes un perfil aerodinámico que genere la sustentación necesaria, es muy probable que logres volar.

Related Posts
Aluminosis
¿Qué modelado 3D es el mejor?
Motores cuatro tiempos y motores dos tiempos

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Blog de Noticias, Novedades y Promociones del Grupo de Empresas CARMAN